Eso se llama amor! Colgar la bandera de Racing de Avellaneda, un domingo 6 de junio, después del 3 a 0, eso es coraje y fidelidad. Aunque ganes o pierdas!