Me pregunto si los rebeldes a los que empezaron a bajar de los colectivos a las ocho de la noche eran todos desestabilizadores o también había familias y laburantes cuyo único pecado fue tratar de volver a sus casas.