Jamás nos meteríamos con una servilleta.