la superioridad moral y estética de las empanadas al horno contra las fritas no tiene comparación y pensar que algunos asesinos seriales del buen gusto eligen a esa cosa granosa llena de grasa antes que una buena empanada lisa barnizada con huevo.. a las de horno damelas siempre