Ya pasó poco más de un año de cuarentena y en mi casa no ha faltado un plato de comida. Deseo de todo corazón que en la de ustedes tampoco falte.