El mal gusto es infinito.