¿Para qué pensar cómo cambiar las cosas si podemos crear figuras delictivas para todo?