La novedad de este régimen no es hacer las cosas chambonamente, ni disfrazar la chambonería como se pueda, ni decir que se actúa así por nuestro bien... sino bañarse la mugre frente a nosotros, muy moralmente.