Me cuesta mucho asumir lo que está pasando. Así que he decidido no mirar más noticias. De haber sido pasajero del Titanic, claramente hubiera estado al lado de los violinistas hasta los minutos finales, tomando martini con el barco ya inclinado, entre alaridos y gente horrorizada