Al que le pegó el hándicap es al Barcelona