Los católicos aman el mestizaje y la disgenesia.